Kloster: Ingredientes clave para el mejor sabor

Entre todas las experiencias de Rooftop, Kloster destaca por la sencillez de su propuesta: fondue y cerveza. Por supuesto que el menú tiene mucho más, pero esta oferta tan tentadora es el secreto de éxito y bien merecida fama como uno de los pocos lugares con gastronomía alemana en Guatemala. Kloster demuestra que lo sencillo muchas veces es lo mejor.

Hablemos primero de los quesos. Cada preparación de queso fundido tiene variedad de sabores e ingredientes, desde vegetales salteados hasta chorizos o mariscos. El queso es uno, pero la combinación de hierbas, aceites, especias, vinos y vegetales ofrece opciones que satisfacen a los más exigentes. Ya sea la clásica receta de fondue al vino o una receta con lomito, el secreto está en la calidad de sus componentes y la textura del pan recién horneado que acompaña estos platillos.

¿Con ganas de algo distinto? Puedes compartir un plato de embutidos y quesos mientras ojeas el menú. Tampoco dejes de probar su ensalada César, preparada frente a tus ojos, o un delicioso carpaccio. Otro platillo inesperado y delicioso es un lomito en trozos, acompañado con una olla de aceite para que puedas cocinarlo y sazonarlo a gusto en tu propia mesa. Si estás buscando algo original para compartir en una cita, definitivamente es una opción.

Pasemos al segundo componente más famoso: las yardas y pies de cerveza. Sin duda, la cerveza es la bebida más famosa de Alemania. En Kloster puedes disfrutarla oscura, clara o mixta, siempre refrescante y de barril. Estas curiosas presentaciones te garantizan una porción generosa, y te dan una interesante pieza de conversación para tus comensales. Por supuesto, si buscas algo más tradicional, puedes deleitarte con su selección de vinos y coctelería.

Pasamos ahora a los postres, y definitivamente a una de las decisiones más difíciles. El clásico es el fondue de chocolate oscuro o blanco, acompañado de frutas y servido muy caliente en tu mesa. Sin duda es uno de los platillos más dulces y románticos para terminar la noche. Pero si quieres algo un poco distinto, pide la crepe Suzette, preparada frente a tu mesa con una cuidadosa receta que incluye la llamarada abierta que demanda la tradición europea- todo un espectáculo para tus sentidos.

Para terminar, un comentario sobre el ambiente. Kloster es el lugar ideal para ir en pareja, principalmente por el tamaño de los platillos y la atmósfera cálida y hogareña. Para una noche fría y lluviosa, es el restaurante perfecto para comer juntos, con una llama abierta, música suave y un buen vino o una cerveza. Se presta para una larga sobremesa, con el tradicional y delicioso sabor de la comida germana.

También te puede gustar: