El pedicure que necesitas en invierno

Ha llegado la temporada de frío y es momento de guardar las sandalias. Los zapatos cerrados y botines están a la orden del día. Sin embargo, eso no significa que debas descuidar tus pies. A medida que los consientas y protejas en esta época, verás que en primavera no te costará volver a tus zapatos escotados. Es muy, muy fácil. Solo sigue estos consejos.

Usa buenas calcetas

Los zapatos cerrados protegerán tus pies de la humedad y el frío. Pero para cuidar bien tu piel necesitas calcetas gruesas y cómodas. Deshazte de cualquier calceta con hoyos o elásticos vencidos, pues pueden causarte lesiones e incomodidad en los pies, y en muchos casos también pueden provocarte marcas.

Refréscalos

Los zapatos cerrados provocan que tus pies suden más seguido. El sudor puede provocar el la proliferación de hongos y malos olores. Para evitarlos, aplícate polvos de talco o desodorante para pies antes de colocarte el calzado. De esta forma, tus pies estarán

Huméctalos

Todos los días, aplícate crema hidratante en los pies antes de colocarte las calcetas. Asegúrate de esperar unos minutos para que la piel absorba completamente la crema, y verás que tus pies se conservan tan suaves y delicados como una flor.

Cuida tus uñas

Aún si no estás pintándote las uñas debes recortarlas y limarlas con regularidad. De lo contrario, corres el riesgo de desarrollar uñas encarnadas o rasguños. Usa un cortaúñas apropiado para tus pies e invierte en un juego de limas y herramientas para cutículas. Tus deditos lo agradecerán, y lucirán sanos en verano.

El zapato importa

Sí, existen botas con diseños hermosos, pero recuerda que estarás caminando en suelos un poco húmedos por el invierno. Usa zapatos con suelas antideslizantes y con plantillas cómodas para la horma del pie. Esta será una época de vacaciones para tu piel, y verás que un buen descanso te dejará con piecitos renovados y hermosos.

También te puede gustar: