Consigue tu bronceado perfecto, con y sin sol

En verano, nada es más irresistible que esa piel tersa, resplandeciente y apenas besada por el sol. Sin embargo, no siempre es posible parecerse a una princesa del trópico, pues tenemos climas cambiantes y una rutina que no siempre permite unos minutos de descanso en el sol. Afortunadamente existen muchas maneras de obtener este look veraniego, tanto naturales como artificiales. Lo importante es encontrar una que se adapte a tu estilo de vida, tipo de piel y gusto. Recuerda que también existen riesgos que pueden dañar tu salud, por lo que es mejor informarse antes de decidir. Tu dermatóloga con gusto puede orientarte mejor al respecto. Conoce las diferentes técnicas disponibles para broncearte y prepárate para deslumbrarlos a todos con tu piel veraniega.

Camas de bronceado

Esta opción es muy efectiva pero arriesgada. Los rayos UV cubren completamente el cuerpo, dándole una coloración uniforme sin marcas de bikini. Sin embargo, las concentraciones de radiación pueden ser dañinas. Tu riesgo de cáncer de piel puede subir hasta un 75%, incluso con pocos usos. Piénsala dos veces antes de ponerte en peligro.

 

Loción de bronceado

Si eres muy cuidadosa, esta opción será perfecta para obtener tu color. Estas lociones contienen compuestos químicos como dihidroxiacetona para que tu piel incremente su pigmentación natural. Elige una loción de bronceado que se ajuste a tu color de piel. Usando guantes (para no terminar con manos extrañas) aplica uniformemente una capa el todo tu cuerpo y espera. Recuerda que estas lociones pueden manchar, así que cuida tus alrededores. Elige una fórmula especial para tu rostro, o bien, mezcla un poco de crema de día con tu loción para evitar que dañe el cutis. No uses las lociones más que unos minutos al día, y detente cuando alcances el color adecuado. Se recomienda que no repitas el proceso más de un par de veces al año.

 

Spray

En algunos salones, puedes obtener una coloración en spray. Literalmente, un soplete pinta todas las partes de tu cuerpo perfectamente, sin que debas preocuparte por aplicar o no manchar. Esta técnica puede ser cara, y debes seguir las instrucciones al pie, pero sus resultados son efectivos. Asegúrate de elegir un profesional para que lo haga, y de paso te asesore sobre el color adecuado y las capas que necesites. Las lociones de ahora contienen compuestos hidratantes y naturales, por lo que son menos nocivos para la piel. El bronceado se desgasta naturalmente cada dos semanas, así que retoca cuando lo consideres necesario.

 

Naturalmente

Lo mejor siempre es lo natural. Dirígete a un espacio cálido y cómodo para recostarte con tu bikini (si es de los que se amarran, será más fácil acomodarte para que no queden marcas). Ponte filtro solar 30 minutos antes de salir, y agrega a eso una crema especial de bronceado. Usa lentes para proteger tus ojos y recuerda moverte en lapsos de 10 minutos para que tu color sea parejo. También cuídate de no excederte reposando más de dos horas en luz solar directa. Los rayos UV son más nocivos entre las 10:00 y 16:00 horas, así que elige un horario adecuado. Finalmente, aplica mucha crema hidratante cuando termine tu ciclo de bronceado y no olvides una ducha.

 

Tips para TODAS

No olvides que el bronceado le pondrá una cantidad significativa de estrés a tu piel. No olvides beber mucha agua pura antes y después de tu procedimiento. Tampoco olvides exfoliarte antes con una crema de granitos o una esponja, y combina este ritual con una crema ultra hidratante para el cuerpo. Si te depilas con cualquier método, asegúrate de estar depilada y con la piel limpia antes de tu proceso de bronceado. Y claro, jamás olvides que lo más importante, antes que verte bien, es sentirte bien.

 

También te puede gustar: