Tips para cuidar la barba

El símbolo universal del estilo masculino es la barba. Te da ese aspecto varonil, sensual y fuerte que nunca pasa de moda. Sin embargo, una barba descuidada hace todo lo contrario: te ves inmaduro, desordenado y sucio. Para mantener el look ideal, necesitas unos sencillos pasos de cuidado. Después de todo, la belleza de los hombres también cuesta, pero verás cómo vale la pena.

¡Paciencia!

El primer paso para lograr una buena barba es la paciencia. Típicamente, el vello facial crece en unas 4-6 semanas. Resiste la tentación de cortarla antes de tiempo, aún en pedazos pequeños, porque necesitas que el pelo crezca parejo. Así tendrás suficiente campo para cortar un estilo que se ajuste a tu look.

Herramientas

Cuando llegue el momento de cortar tu barba, usa las mejores herramientas. Necesitas una buena rasuradora, sí, pero también te servirán unas tijeras de grooming, una navaja y un peine. Recuerda que estas piezas necesitan limpiarse, afilarse y cambiar sus repuestos regularmente. Un poco de alcohol te ayudará a mantenerlas higiénicas.

Forma perfecta

No todas las caras son iguales, y por eso no son iguales todas las barbas. Visita una barbería profesional para que un estilista te asesore con la forma ideal para tu rostro, mentón, nariz y boca. Los rostros largos se benefician de una barba con laterales largos, mientras que los rostros redondos o cuadrados se ven mejor con una barba recortada en los lados.

Mantenimiento

Piensa en tu barba como parte de tu cabello. Necesitarás darle recortes regulares con la navaja o tijera para que los cabellos no se salgan del diseño ordenado. A la vez, invierte en una buena loción de aftershave para cuidar tu piel y evitar el enrojecimiento. Y claro, no olvides un poco de aceite para mantener el vello facial brillante y suave al tacto.

Aliméntate bien

El cabello, como el resto del cuerpo, necesita que lo alimentes adecuadamente. El vello requiere proteínas y grasas no saturadas para crecer con buena textura, así como vitaminas B5, B3 y B9 que fortalezcan cada hebra. Elige los alimentos como carnes magras, nueces, yemas de huevo, leche descremada y vegetales de hoja verde, como espinaca, lechuga o acelga.

También te puede gustar: